Usamos cookies! Al navegar por este sitio, estás de acuerdo con el uso de las cookies.
Mexico
Lun-Vier: 10:00 - 22:00
La revista que publica información que nadie comparte!

Diarrea en gatos

 

 Diarrea en gatos

A veces los gatos tienen diarrea. Esto puede tener diversos orígenes. En ocasiones se trata de parásitos y esto es casi lo primero que se escucha en el consultorio veterinario: desparasitación. La otra respuesta es la bola de pelos. Esto es en el caso de los gatos con pelo. Pero si tu gato no tiene pelo (sphynx, por ejemplo), la probabilidad de comerse bastante pelo, a menos que se tenga otro gato con pelo en casa, es casi nula.

¿Y si ninguna de las respuestas concuerda? Entonces buscan restaurar la flora intestinal o te recuerda que, quizás, se comió algún objeto como un poco de aluminio de paquetes de snacks que se quedaron en la mesa y nadie notó que faltaba un pedazo…los gatos suelen rgurgitar o expulsar lo que no necesitan por medio que sea. ¿Nada suena a lo que tiene tú amigo? Aquí una probable respuesta: Síndrome del intestino irritable. No es tan malo como suena y tampoco es tan bueno para tomarlo a la ligera.

 

 

El síndrome del intestino irritable suele causar incomodidades en toda la familia. Este padecimiento se caracteriza por flatulencias, constantes diarreas, estreñimiento y mal humor del felino. Cuando sucede que los estreñimientos repentinamente se tornan en diarreas, puede ser que, si no se trata de un padecimiento más grave, se trate del intestino irritable.

¿Qué ocurre con “intestino irritable”? El gato que sufre del intestino irritable, tiene un problema con la digestión de los alimentos y, por ello, la mala absorción de los elementos necesarios para su desarrollo, crecimiento o buen estado de salud. Cuando el gato come sus croquetas, éstas no se digieren bien y el gato sufre una diarrea. Por lo contrario sucede cuando el alimento se digiere pero se queda en el intestino, inflamándolo y causando estreñimiento.

¿Qué hacer? Primeramente hay que consultar al veterinario quien dará una información más ampliada y quien puede dar consejos útiles en cuanto a la medicación y los cuidados posteriores de tu amigo. Lo más aconsejable es cambiar (paulatinamente) la alimentación. Tu veterinario te dirá si debe ser una alimentación para fácil digestión o si se puede tratar con comida natural: carne cruda y algunas verduras como fuente de vitaminas y minerales y, por supuesto para ayudar a evacuar.

 

Te puede interesar:

Sitios de interés:

  • Visto: 458